Avisar de contenido inadecuado

Capítulo 10

{
}

Capítulo -10-

La llamada de Lucy preguntando por Sang fue inquietante para Min Woo. Al caer la noche, él regresó a El Refugio.

- No te esperaba a esta hora – Dijo Lucy cuando llegó Min Woo.

- ¿A quién esperabas? ¿A Sang? - Dijo Min Woo con ironías

- ¿Eh? - Dijo Lucy con sonrisa entrecortada y mirada confundida.

- ¡Olvídalo! Yo solo vine a asegurarme de que hayas pasado bien la tarde ¿Comiste? - Preguntó Min Woo.

- ¡Si...! Unas bebidas alimenticias. Es que… Umm… - se pasa la mano por la cabeza - Se me quemó hasta el agua ¡Mira aquellas ollas! ¡Soy una inútil! ¿Todavía quieres perder tu tiempo conmigo?- Dijo Lucy – Deberías correrme.

- Debería correrte de muchos lugares pero es imposible dejarte ir – Contestó Min Woo mirándola fijamente - Ese asunto se resuelve con unas clases básicas de cocina. Hoy comenzará tu primera clase. No quiero que la gente diga que no te estás alimentando bien, no puedes tomar jugos en lugar de alimentos ¿Quieres morir?

- ¿También sabes cocinar? ¡Wow! - Dijo Lucy.

Todavía hay muchas cosas que no sabes de mí… - Dijo Min Woo - Viví mucho tiempo solo en este lugar y aprendí muchas cosas entre ellas, cocinar delicioso.

Esa noche Min Woo le enseñó a Lucy a preparar el tradicional arroz y guiso de pollo coreano. Disfrutaron comer junto y los lazos de amistad seguían fortaleciéndose en cada minuto que pasaba pero en Min Woo los sentimientos estaban más claras en su corazón. Habían transcurrido siete días desde que Sang y Lucy se vieron por última vez pero mantenían el contacto telefónico hasta que llegó el día en que Min Woo la llevó de regreso al hospital a hacer un chequeo de rutina, Sang la ve entrando al hospital desde el segundo nivel y sale a su encuentro rápidamente con sus ojos iluminados y una gran sonrisa.

- Pensé que jamás te volvería a ver – Dijo Sang

- Pero si hablamos todos los días… Contestó Lucy

- La espera se me hizo eterna. Ya me preocupaba – seguidamente de estas palabras Sang sorpresivamente toma de la manos a Lucy y la besa delante de Min Woo al cual al ver tal escena se enciende de ira, los separa inmediatamente lanzando a Sang al piso.

- ¿Qué estás haciendo? Gritó Min Woo- Todas las personas comenzaban a aglomerarse a su alrededor para observar lo que parecía un espectáculo para ellos. Sang se levanta dispuesto a golpear a Min Woo pero Lucy detiene su golpe - ¡Qué vergüenza me han hecho pasar! - Dijo llorando y sale corriendo de aquel lugar.

Min Woo y Sang salieron corriendo detrás de ella. Lucy se dirigía al jardín del hospital y la alcanzaron.

- ¡Perdóname Lucy!- Dijo Sang

- A mi también – Dijo Mn Woo – Yo fui quien comenzó todo. Lamento hacerte pasar vergüenza. Perdóname.

- Al menos lo reconoces… - Dijo Sang

- Ya cállense los dos. Son como niños, pelean todo el tiempo y por cualquier cosa, estúpidos celos profesionales que no se de donde los sacaron porque tu eres el mejor traumatólogo- señalando a Sang- y tu el mejor neurocirujano – señalando a Min Woo- Cada uno en su área. Si siguen comportándose de esa manera me iré y no me volverán a ver nunca más ¿Entendido? Ahora mismo se dan la mano y se piden disculpas.

- Oye no conocía ese carácter…- Dijo Min Woo

-¡Ni yo! ¿Qué están esperando? - Dijo Lucy

Ambos se dan la mano y mutuamente con reverencia  se piden disculpas.

- Así los quiero ver. Mañana comenzaré a trabajar con la Señora Seo en la cafetería. Los tendré vigilados… ¡Min Woo!

- ¡Dígame! Jefa

- ¿Me vas a hacer los estudios o no? – Señalando- Y tú Sang…

- Más tarde hablamos. No me gusta que hagas esas cosas en público.

Min Woo quedó impactado por aquellas palabras de Lucy mientras veía a ambos sin parpadear se sintió turbado e inmediatamente la tomó por una mano y se la llevó ‘’ ¡Vamos! Se hace tarde’’.

En Seúl las cosas comenzaron a mejorar. Choi Eun Sun pidió una tregua a Lee Yong Jae. Están en la Cafetería frente a Moon Studios.

- Vamos a ser amigos otra vez Dijo Choi Eun Sun- Tengo muy claro que tu no me quieres como mujer y yo te estoy olvidando, me parece absurdo que hagamos distancia si ya me perdonaste.

- Sigue haciendo tu vida tranquilamente aunque no estoy seguro que seamos amigos. Yo pago la cuenta – Lee Yong Jae se levanta de la mesa.

- ¡Espera! – Dijo Choi Eun Sun - ¿A ti también te pasa? ¿Crees ver a Grace?

- Lee Yong Jae se sienta nuevamente en la mesa - ¿Me estás tratando de decir que viste a Grace?

- Bueno, en realidad tuve que haber alucinando. Grace murió. Supongo que como la amaste mucho tú también debes verla en todas partes –Dijo Choi Eun Sun.

- No la amé. ¡La sigo amando! Sueño con verla, la extraño, la recuerdo en cada minuto que pasa y mi corazón duele pero ¿Alucinarla? – Dijo Lee Yong Jae tristemente.

- Entonces debe ser mi conciencia…

- ¡Cuéntame los detalles!

Choi Eun Sun le contó de qué forma creyó verla con todos los detalles.

- Tengo que ir a Incheon.

- Estás loco ¿A dónde vas?

- Es posible que mi Grace esté viva.

Lee Yong Jae comenzó a buscarla en la cuidad de Incheon en el distrito Nam-gu, donde Choi Eun Sun la había visto. El iba en su carro entre las calles y avenidas, de igual manera caminó entre la gente sin encontrar rastros de Grace durante todo el día.

Lucy estuvo esperando como todas las noches en El Refugio a Min Woo pero nunca llegó. Ella se levantó muy temprano porque era su primer día de trabajo, casi no pudo dormir de la emoción. Min Woo había enseñado anteriormente a tomar el autobús que pasaba por el hospital preparándola para su trabajo pero con la promesa de irla a buscar el primer día pero no fue así y Lucy se fue sola y llegó directamente a la Cafetería del Hospital.

- ¡Llegaste muy temprano! Estás muy saludable. – Dijo la Señora Seo.

- Gracias Señora Seo. ¡Daré lo mejor! ¡Por favor cuide de mí!

Lucy se esforzó mucho durante toda la mañana en la cafetería, era muy inteligente y aprendía rápidamente a usar las maquinas, a despachar y cobrar y entregar vuelto.

- Eres muy hábil - Parece que tienes experiencia ordenando cosas - Dijo la Señora Seo muy sonriente

- Vivo sola y durante todo el día ordeno todas  las cosas en El Refugio, también atiendo las flores y limpio el camino.

- ¿Vives en un refugio? -  Preguntó la Señora Seo

- ¡No! El lugar donde vivo se llama así. Es un lugar muy acogedor -Lucy  observa que viene Min Woo y le saluda pero el se voltea - Señora Seo, regreso en un momento.

Ella hace lo posible para alcanzarlo y lo logra conseguir entrando a la oficina.

-¡Hola! Anoche te esperé, supongo que debiste estar muy ocupado al igual que ahora, quise asegurarme de que estás bien - Dijo Lucy

- ¿Qué tal tu primer día de trabajo? -  Preguntó Min Woo

- ¡Me gusta mucho trabajar!

- Quiero darte algo importante – Dijo Min Woo mientras busca en el escritorio.

- ¿Qué es ese sobre? - Preguntó Lucy

- ¡Eres tu! Aquí tienes todos los documentos que vas a necesitar, identificación, licencia, vacunas, pasaporte, entre otros – Dijo Min Woo

¿Cómo conseguiste todo eso? ¿Es falso? ¿Ilegal?

- Si no lo dices, nadie lo sabrá. Tu identificación es tan real como la mía. ¿Sabes de que problemas te estas librando con esto?

- Si, entonces ahora existo. Antes no era nadie. Todavía no se quien rayos fui pero supongo que la vida me debe la oportunidad de comenzar de nuevo. Estoy preparada para comenzarla.

Lucy a tenia la tarde libres y decidió visitar a los enfermos en el área de emergencias y recordaba que ella estuvo en similar situación, con graves lesiones y a punto de morir. Mantenía cierta distancia de algunos pacientes cuando eran atendidos por los médicos y cuando estaban solos se les acercaba, algunas veces les tomaba las manos y pedía a Dios por su recuperación y seguía recorriendo. Al hacer esto se sentía muy bien ya que las tardes hubieran sido muy solitarias en El Refugio.

- ¡Te encontré! Me dijeron que estabas por aquí pero ¿Qué estas haciendo?  - Dijo Sang.

- Visitando a los enfermos.  Hay muchos que no están con su familia ¿Perdieron la memoria también? – Dijo Lucy

- No lo creo ¿No te han sacado de este lugar? – Dijo Sang riéndose

- No creo que se atrevan, soy linda – Dijo Lucy de manera juguetona.

- Eso ya lo se pero tampoco lo presumas. Eres un peligro, hay muchos pacientes y doctores hombres ¿Ves lo que me pasó a mi? – Dijo Sang

- Pero si tú eres un casanova…

¿Casanova yo? Eso era antes de conocerte. Ahora solo tengo ojos para ti ¡Salgamos esta noche! Todavía no me dices donde estás viviendo…- Dijo.

- Le prometí a Min Woo no develar la existencia de ese lugar y una promesa se debe cumplir y más cuando se trata de una persona como el – Dijo Lucy

- Cada vez que lo nombras… Es muy difícil- Replicó Sang

- ¿También hay celos personales? Para Min Woo yo soy como su hermana. Una hermana a la cual quiere proteger siempre. Yo haría exactamente lo mismo si estuviera en su lugar, me salvó la vida. Lo considero mi hermano de sangre. No te metas con el – Comentó Lucy.

- ¡Está bien! No te incomodaré, aun así tengo mi propia opinión de eso. Tomararé mis precauciones. Sang y Lucy fueron a pasear a un centro comercial, fueron al cine y finalmente comieron en un restaurante deliciosamente.

Min Woo estuvo esperando a Lucy en El Refugio hasta en momento en que ella llegó y sorprendió mucho al verlo.

- ¿Qué haces aquí a esta hora? Vamos a entrar - Dijo Lucy.

- ¿Estabas con el verdad? – Preguntó Min Woo

- Estuve en el hospital visitando a los enfermos y luego me lo encontré. Salimos a pasear un momento pero como vez, no regresé tan tarde ¿Esperaste mucho?

- No, solo un poco - Dijo Min Woo pero en realidad estuvo esperando casi cuatro horas.

- Desde hace días te he notado raro conmigo ¿Te hice algo malo? – Dijo Lucy

- He estado muy tenso con tanto trabajo. Contestó Min Woo.

- Ah era eso… Es que ayer  en la tarde luego del examen me dejaste ir y no me hablaste, te esperé  mucho en la noche porque siempre viene, dijiste que me llevarías al trabajo el primer día. Me preocupaste un poco. Sabes que te estimo mucho - Expresó Lucy

- Discúlpame tú a mí por preocuparte, no deberías ¿Tienes hambre? Olvidé que ya comiste. Eso era todo lo que quería decirte y felicitarte por tu trabajo, la Señora Seo está muy contenta contigo – Comentó Min Woo.

Lucy llegó muy puntual a su trabajo pero había mucho alboroto en el hospital.

- ¿Sucede alguna cosa Señora Seo? Veo muchos doctores reunidos acá - - Dijo Lucy

- Hoy llega una cirujanas plástica que trabaja en este hospital pero que tuvo que viajar a América por trabajo pero ha regresado después de tres años.

- Debe ser muy querida entonces porque la van a recibir todos aquí. El hospital está prácticamente paralizado – Dijo Lucy

- Ella es muy querida y bonita como tu. Debe llegar en la tarde.

- La conoceré después ya que mi turno casi termina. Quiero seguir visitando a los enfermos en las tardes, fue una gran experiencia desde ayer.

Lee Yong Jae continuaba en su segundo día de búsqueda  por la ciudad, seguía caminando por cada calle, y le preguntaba a las personas si habían visto la chica de la fotografía pero desafortunadamente unos hombres lo quisieron asaltar y  él quiso huir pero lo alcanzaron y comenzaron a golpear especialmente su rostro. ‘’La foto no por favor’’ fue lo último que se le escuchó gritar antes de quedar inconsciente de la golpiza. Cuando despertó estaba siendo atendido por una doctora.

Agitado - ¿Qué estoy haciendo aquí?

- ¡Cálmese por favor que lo estoy revisando! Fue asaltado y golpeado - Dijo la doctora - Un buen hombre no hace mucho lo trajo hasta este hospital y se fue de repente ¿Conoce algún número de teléfono de un familiar?

- Me duele tanto mi cara. Disculpe, Si… Recuerdo un número de una amiga – Contestó Lee Yong Jae.

- Por tus facciones veo que eres un hombre muy bello.  Creo que nos seguiremos viendo. Voy a ser sincera, te lastimaron mucho el rostro, tienes fuertes hematomas y te lastimaron con algún objeto, posiblemente un anillo, porque no es por arma blanca. Tienes el rostro hinchado  ¿Me das el número de tu amiga? Ahorita viene la enfermera con tu tratamiento - Dijo la doctora - Descansa un poco con el tranquilizante.

Lucy comenzó su visita a los enfermos aquella tarde hasta llegar al área donde estaba Lee Yong Jae.

- ¡Esta persona no estaba ayer allí! – Lucy se acercó a Lee Yong Jae que se encontraba dormido por los efectos del tratamiento y tomó su mano – ¡Todo va a estar bien! – impulsivamente tocaba su rostro y Lee Yong Jae entre dormido y despierto, en sus alucinaciones comenzó a decir el nombre de Grace.

- Grace ¿Eres tú? – Dijo.

- ¿Grace? - Debe ser el calmante – Lee Yong Jae se quedó completamente dormido.

{
}
{
}

Deja tu comentario Capítulo 10

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre